Encantado de conocerme

18 febrero, 2008

Mi finde con Collin Farrel

Filed under: Cierta ficción,Cuando sea snob — javiersanchez @ 10:25 pm

Cuando escribí la anterior desde el Dublin Airport desconocía que mis padres me fueran a enviar un mensaje de texto diciendo:

– Hijo, hemos tenido problemas con el avión y no vamos a poder ir. Aplazamos para la semana que viene.

Allí me veía yo, sólo, tirado en un aeropuerto de una capital angloparlante y sin euros en el bolsillo -qué poco les pega la moneda, la verdad. El caso es que puesto a planear cuatro días de lo más aburrido por Dublín sólo, recibo un mensaje de un viejo amigo en mi teléfono móvil.

– Javi, te vienes al JDIFF? Abrazos, Collin.

Yo que hacía tiempo que no le veía -desde hace dos veranos que coincidimos en una fiesta en el Puerta de América de Madrid, le llamé y estuve hablando con él. Tras explicarle que estaba en Dublín [él ya lo sabía porque habíar recibido el anterior post en su teléfono-mail], me dijo que me invitaba a comer con sus padres -unos irlandeses que pegan muchas voces y que nada tienen que ver con su hijo, un chico educado-. A cambio, yo tenía que acompañarle al JDIFF (el Jameson Dublin International Film Festival) y echarle una mano ya que su representante -“una víbora que sólo le quiere por el dinero” según él- había cogido un virus “muy malo, muy malo”.

El caso es que al final pasé el fin de semana -que empezó el jueves- con mi coleguita Col, que así le gusta que le llamen. Estuvimos en la casa de Oscar Wilde -sí, el del retrato de Dorian Gray, un artista escritor y con más currículum que Isabel Gemio (que ya es)-, visitamos la casa donde vivió el creador de Drácula, el señor Stroker, y por supuesto, estuvimos en el festival y como parte del trato me pidió que le echara alguna foto en el momento que se acercaba a las fans histéricas -que no sólo las hay en España, por cierto. Durante la película me reconoció que estaba un poco cansado de actuar por la soledad de los hoteles y los aeropuertos, fíjatetú.

A la mañana siguiente, cuando nos despertamos, hicimos un día de lo más cultural. En la Science Gallery nos recibió el director del centro, un tal Michael John Gorman, quien nos enseñó una exposición de arte contemporáneo basada en obras relacionadas con la luz, el sonido y el color. Una muestra muy visual, pero que a Col no le gustó demasiado: “Estoy de artistas motivados hasta los coj…” Tiendas por Louis Vuitton, Boss y Diesel -cerradas por supuesto al público- y cena-fiesta en el loft de un viejo conocido suyo.

El resto me lo guardo, pero sólo os diré que él y el príncipe de Inglaterra, son muy amigos.

Anuncios

4 febrero, 2008

El creador del chicle azul

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 6:36 pm

Esta mañana he conocido a Daniel Holloway, un chico del norte de Inglaterra pero de ascendencia polaca. Es probable que su apellido no os suene, pero al igual que mi amiga Mary -la de los bastoncillos de orejas- éste tiene tras su espalda lo que se podría llamar “un gran invento”. Su familia -su abuelo, más concretamente- creó por error el “blue tack”, o lo que es lo mismo, un extraño chicle azul que sirve para pegar cualquier cosa a la pared y que aquí en UK no eres nadie si no tienes un paquete.

Bueno, resulta que le he conocido porque esta mañana, camino a mi reunión del grupo de papiroflexia, me ha parado y se me ha quedado mirando diciendo para sí (sí, sé que me has reconocido).

Yo, que el inglés sigue sin ser mi fuerte (aunque no lo parezca), le he dicho…sí y claro, me ha dado un abrazo que ha dado miedo y me ha soltado un paquete de este extraño chicle azul. Resulta que él estaba haciendo encuestas porque es Evangélico y anda en campaña -pero una campaña distinta- me ha preguntado que cuál es el pilar básico en mi vida y, tras pensarlo, y venirse varias veces a la cabeza la imagen de mi madre le he dicho que la familia. Justo tras eso me he visto en una manifa contra los gays y su “matrimonio”, pero ya he razonado y he caído en que familia y gay people no son conceptos incompatibles. Pero este es otro asunto…

El caso es que no sé si Daniel, o alguno de los suyos, pero al llegar a casa me he encontrado con una de las campañas de Marketing Directo que más me ha llamado la atención en los últimos días.

“Knock, and the door will be opened”. Mt 7:7. Y allí estaban, 8 tacos de madera para 8 puertas diferentes. Aquí las puertas se cierran solas -de estas que tienen el mecanismo detrás- lo cual es un gesto de “gente cerrada”, de “quiero que llames para darte permiso y entrar”. Vamos, lo han utilizado ellos pero que bien lo podría haber utilizado cualquier compañía de teléfonos para decirte lo bonito que es la comunicación.

Que por cierto, hablando de teléfonos…a Rajoy se le ha acabado el chollo de las llamaditas gratis, Mariano ha realizado más de 100.000 llamadas (que muy probablente no se habrá traducido en 100.000 propuestas electorales), pero oye, ya ha conseguido que se hable de él, que de eso se trata.

18 enero, 2008

Horror en el supermercado

Filed under: Cierta ficción,Pasa ahí fuera — javiersanchez @ 2:54 pm

Esta mañana he decidido saltarme mi clase de Sociología con mi profe Tony King -tendríais que verle…siempre hay un grupo de niñas que le siguen allá donde va- y me he ido al super a comprar unos “lichis” y un poco de pan sin glúten. El caso es que cuando he llegado allí había como más gente de lo normal en la parte de los congelados, y juro que lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido a Pastora Soler cantando “Corazón Congelado”…también influye que la lleve en el iPod, pero esa es otra historia que ya os contaré.

El caso es que cuando he llegado allí, de repente dos señoras entradas en los cincuenta, muy estilosas han entrado con bolsas del super de la competencia, las han dejado en el suelo y la gente les ha hecho un círculo.

Llevaban un mp4 y unos altavoces y han hecho una performance muy parecida a esto:

Yo me he quedado algo loco, porque además parecía que era el único que se sabía la canción…he estado hablando con ellas después y me han invitado a tomar café un día de estos, quizás este fin de semana les llame.

En fin, por cierto, el tipo del BBVA ya se ha quedado loco. Lo confirmo yo y lo confirma él. Sigue encerrado, hasta donde sé no ha salido y sigue fumando y diciendo “empiezo a estar enfadado” y cosas como “llamámos o no llamámos…”. Ahora sí da miedo.

19 noviembre, 2007

Las mil y una américas

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 1:15 am

Justo cuando empezaba a gustarme su compañía en las noches de borrachera, decide anunciarme algo que me temía: se va. Sí, mi amiga Karol ha decidido irse. Y no se cambia de ciudad, no…cambia de continente. Ya no recuerdo cuándo ni como la conocí, pero el caso es que ha decidido ir a hacer medicina a…no os lo perdáis, COSTA RICA.
La idea que tenía de ella ha ido cambiando de forma muy progresiva: primero decidió irse a LeRou -un pueblecito al suoreste de Francia- a probar suerte en un bar de copas, algo que yo siempre ví una locura con la que trataba de demostrar que podía salir de su ciudad natal. Le acabó gustando y decidió comprar y reformar el local para hacerla peluquería canina, pero ahora me suelta eso: que lo deja todo y que se va a Costa Rica. Así, sin más. Que está cansad, que quiere hacer algo productivo en la vida. La verdad es que me ha sorprendido, no tanto por el lugar sino por la valentía y el coraje que merece nuestro aplauso y el todos los andaluces -que diría Consuelo Berlanga.

La verdad es que me alegro mucho por ella, aunque me dé pena separarme de ella -tampoco es que estuviéramos muy juntos ahora, pero oye. El caso es que se va a hacer las américas…ella, una “colonizadora transófoba” -un día de coña me preguntó si las trans como Amor tienen derecho a estudiar. No la odiéis, estaba pasada de todo esa noche, en realidad es una mariliendre reprimida.

Pues eso, que se va a hacer las américas. Y ahora empiezan a surgirle preguntas del tipo me tengo que llevar mosquitera o si me servirá mi equipo de buceo en ese país. La verdad es que ilusiones e inquietudes no le faltan: quiere hacer un curso de cocina con Termomix (allí al parecer es la caña), uno de inglés para cocineras de termomix -básico para sobrevivir- y uno de corte y confección a través del uso de mondadientes. Es una chica curiosa aunque no lo creáis.

Nada, aunque la veré en persona, sólo me queda darle la enhorabuena por la decisión, y anunciarle desde aquí que tendremos que organizar alguna fiesta en su honor.

12 noviembre, 2007

La vajilla de Mary

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 6:23 pm
Recordáis aquella señora que conocí camino a Plymouth que se dedicaba a dar placer? Cuanto mal pensado…me refiero a aquella que trabajaba en una fábrica de bastoncillos de orejas.

El caso es que la semana pasada me llegó un email de ella -no preguntéis como ni porqué- invitándome a comer a su casa y compartir la tarde con ella y su marido. Como sabéis el why not -no me refiero a ese antro en Chueca- está a la orden del día en la vida de un erasmus en Inglaterra, por lo que a las 12, con la puntualidad que me caracteriza, me presenté en el lugar. Para la ocasión, preparé algunas muffins de chocolate (con lo poco que me gusta) y de caramelo, con una receta que encontré en un cubo de basura hace unas semanas.

Allí me percaté que lo curiosa que me resultó esta señora en el autobus no era ni la milésima parte de lo que iba a conocerla. Su marido, que también trabajó con ella en la fábrica de bastoncillos, le hizo un regalo mucho antes de casarse, cuando apenas llevaban dos años de novios. Era una verdadera obra de arte-que el mismo había creado en un taller de alfarería en el que hacía horas extras-, pero sobre todo significaba el inicio de un periodo de lo más bonito y que aún hoy día sigue. Os sorprenderá que estuvimos hablando de ello alrededor de unos 40 minutos, hasta que la comida estuvo lista.

Él, mientras ella iba a la cocina me contaba la ilusión que había puesto en este regalo, lo importante que para él le resultaba que ella aceptara el regalo. Ella, cuando él fue a por algo de queso para hacer apetito, se acercó a mi oido y me confesó lo ilusionada que estaba por ser el primero de los regalos “en común” que iban a tener a partir de ahora:

– A veces, incluso hoy tras tanto tiempo juntos, reconozco que sigo pareciéndole algo desconcertante. Pero en el fondo sé que el me sigue queriendo como el día en que me regaló este presente.

Nada, sólo quería hacer esta entrada para enseñaros lo bonita que era y el significado que ambos habían construído en torno a algo tan simple y a la vez tan bello por lo que implica. Que hay quien hace entradas alrededor de un vaso de cerveza y nadie dice nada, eh?

Oye, que como siempre, encantado de conocer a esa pareja. Seguro que vosotros también lo estaríais.

6 noviembre, 2007

Mi vida sin ordenador

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 6:32 pm
¿Alguien puede imaginarse su vida sin un ordenador al lado? Esta mañana, tras terminar mi clase de “Reflexología podal en el siglo XVIII” -ya os contaré la de cosas que aprendo-, un compañero de clase me preguntó:

– Oye, ¿tu sabes qué es eso del PowerPoint?

Extrañado le dije: Si hijo, eso que utilizan todos los profesores con muy poco acierto y que todo el mundo usa para leer lo que piensa.
Como no entendió la ironía le dije lo que realmente era. Tras charlar un rato, estuvimos tomando unas barritas de cereales con mierdas varias mientras esperábamos a la siguiente clase. Resulta que el tipo en cuestión no tiene ordenador. Ni aquí ni en Noruega, de donde es. Nunca lo tuvo, y no por ser familia baja en recursos. Dice que no lo necesita. Le explico que somos extremos opuestos porque yo estoy todo el día delante de uno.

– Sé que tendré que escribir mi tesis a mano, y pedir a alguien que me lo transcriba porque el profesor no le gusta que la entrege así escrita.

– ¿Perdona? ¿Aún piensas que alguien te va a aceptar algo escrito a mano?

Reconoce que se le dan mal, pero que a su vez tiene correo electrónico. Me pregunta que porqué tengo que escribir en un blog. ¿Qué necesidad tengo? Ummm…delicado tema para tratar de expresar en inglés.

– Bien digamos que tienes un problema con el estado y necesitas contarlo a alguien para que te ayude. Los periódicos no te van a ayudar. ¿Qué haces?

– Ummm…no sé…pero no tengo ese tipo de problemas.

– Chico afortunado.

– Entiendo que quieras compartir lo que te pasa en tu vida con tus amigos y tu familia…pero…¿con todo el mundo?

– Ummmm…difícil pregunta. ¿Cómo se dice “exhibicionismo” en inglés?

Sigue la conversación:

– Sabes que necesitarás conocer lo básico de ordenadores para cualquier trabajo, ¿no?

– Sí, pero estudio Literatura. Trato con libros.

– Sabes que en Google puedes bajarte libros completos?

– Sí, pero no es lo mismo.

Antes de irme me dijo:

– Piensa en esto amigo: ¿para qué sirve tu blog? ¿Para qué sirve un ordenador? ¿Hemos generado una nueva necesidad? ¿No es mejor el olor de un libro que el de un teclado?

Claro, que yo me cuestiono: ¿Sobrevivirá? ¿A qué huele un teclado? ¿Por qué esta rallada?

15 octubre, 2007

Mi amigo Mathew y yo…

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 5:48 pm

…llevamos como tres años llevando a cabo un experimento. Un día le llegó un mail para que él pusiera un asterisco a su nombre, y desde entonces, hemos entrado en un bucle en el que ambos mandamos la cadena a nuestros amigos pero luego, siempre nos incluímos el uno al otro. Es gracioso, porque todos los días abro el mail y encuentro, entre las alertas de google que nunca he llegado a eliminar porque me dan pereza y los mails de Venta por Internet para gente chic, su mail. Y siempre lo abro, nunca lo borro. Me resulta entrañable como siempre él pone un “asterisco [*]” al lado de su nombre y como yo hago lo propio. Lo hemos convertido en una competición, y claro, estamos super picados y siempre nos ponemos un único asterisco, porque, aunque el no lo reconozca, siempre cuenta el número de asteriscos y se encarga de ver que no me he comido una y marcado cuarenta.

Y así echamos las horas.

13 octubre, 2007

Necesito un cambio

Filed under: Cierta ficción — javiersanchez @ 11:41 pm

Este blog me aburre. Sí, con la ilusión que lo creé, y hoy tengo la sensación que me aburre. A veces hasta me pesa. Cambio de rumbo, aunque la esencia sigue.

_________________________
_________________________

El otro día, de viaje por Plymouth, conocí a una tipa curiosa. Se llamaba Mary, señora de unos 50 con la que compartí asiento desde Éxeter. Venía a mi ciudad (de acogida) de visitar a su madre. Ella, y esta es la cuestión, me dijo que trabajaba en una fábrica de bastoncillos para las orejas. Me costó mucho entenderla, porque tenía un acento bastante cerrado, y además hablaba muy rápido. Mary lucía chapetas con bufanda, canas con traje gris y ojos azules con medias a juego.

– Llevo trabajando ahí desde que tenía 15 años…
– ¿Desde los quince? Eso es mucho tiempo…y qué es lo que más le gusta de ello?
– El placer.
– ¿Cómo?
– Sí, el placer…seguro que a tí te pasa…tu, déjame que mire -se puso a indagar en mi oreja-, …tú eres de los que disfruta con un buen bastoncillo de orejas.

La expresión y sus movimientos, segura de sí misma, me hicieron muchísima gracia. Entre risas le dije:

– Sí, bueno, supongo que como todo el mundo, ¿no?
– No a todo el mundo le causa placer un bastoncillo.
– Bueno, supongo que habrá quien utilice otras cosas para ese “placer” -me encargué de apostillar la palabra entre comillas para que no me malinterpretara.

El caso es que la conversación tornó en vivencias dentro de la fábrica con su compañeras de trabajo durante los 80, en cómo la gente se había ido retirando y ella era la más mayor que quedaba, me contó lo que pasó cuando la empresa se fusionó con otra compañía belga y su marido fue despedido -se conocieron allí-; y mientras ella me hablaba, yo no hacía más que preguntarme qué era lo que le hacía sentirse tan tranquila.

Justo cuando estábamos bajando del autobús, me preguntó si me podía dar un consejo.
Abre los ojos y mira. Y entre otros autobuses la perdí, y no volví a verla.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.